Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Gilgamesh
Miér Jul 26, 2017 4:44 pm por Gilgamesh

» Ficha de Ochako
Miér Jul 26, 2017 5:14 am por Uraraka Ochako

» Ficha de Nero
Mar Mayo 16, 2017 4:49 am por Nero Abbocconi

» Ficha de Suzuka
Lun Sep 07, 2015 2:59 am por Dairenji Suzuka

» Ficha de Acuario~
Sáb Sep 05, 2015 6:00 am por Ren Kougyoku

» Ficha de Tauro
Sáb Ago 29, 2015 1:08 am por Ato Touji

» Ficha de Judal~
Sáb Ago 29, 2015 12:23 am por Judal

» #Base para Cronologías
Sáb Feb 28, 2015 5:01 pm por Shokuhou Misaki

» Ficha de Jack
Sáb Feb 21, 2015 10:37 pm por Shokuhou Misaki

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Jul 16, 2017 10:39 pm.

Ficha de Jack

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Jack

Mensaje por Cecilia el Sáb Feb 21, 2015 10:10 pm




Cecilia

Ego Venire


»Datos Básicos



Nombre del usuario: La única que puede tener a Ceci.
Nombre y serie original del personaje: Personaje original.
Edad: 17 años.
Rango: Espíritu Heroico.
Categoría: Assassin.
Ocupación: -
Sexo: Femenino.
Orientación sexual:heterosexual.


»Descripción Psicológica



Ceci tiene un carácter bastante difícil. Es muy arisca, y no confía en nadie, por lo que normalmente se mostrará con un carácter más desagradable o agresivo ante otras personas para que la dejen en paz. Intenta relacionarse lo menos posible con la gente, ya que no se siente cómoda cerca de otros.

Debido a su desagrado general hacia cualquier otra forma de vida humana, no ha aprendido muy bien a cómo debería actuar ante determinadas situaciones sociales, empezando porque nunca ha aprendido nada de modales ni tampoco sabe lo que es el buen trato hacia el prójimo. Su única experiencia en interacción con otras personas es acuchillarlos hasta matarlos, así que fuera de eso es muy difícil que quiera acercarse a alguien por voluntad propia.


»Descripción Física



Ceci no cuenta con una gran estatura, apenas llega a medir 1,56, por lo que fácilmente puede aparentar una edad incluso menor a la que tiene. Su piel es de una tonalidad pálida, la cual ayuda a contrarrestar el color dorado de sus ojos y el verde de su cabello corto. Posee una figura bastante menudita, por lo que no pesa demasiado. Debido a la vida que llevó tiene algunas cicatrices en el cuerpo, están todas las que se hizo en vida, excepto la que se ganó al momento de su muerte.

Suele vestir siempre una especie de capa negra, la cual está dividida en tres para permitirle una mayor libertad de movimientos con los brazos. Casi nunca se quita la capucha, ya que lo menos que quiere es destacar, y prefiere pasar inadvertida como una mera sombra para hacer su trabajo de la manera menos llamativa posible.


»Another



Imagen:
Spoiler:


Habilidades:
Su Noble Phantasm se llama "The Ripper", y le permite invocar una serie interminable de cuchillos desde otra dimensión, los cuales puede lanzar como una ametralladora e incluso puede manejar sus movimientos en el aire.
Aún si no puede usar esta técnica, su gran manejo con las dagas es de gran ayuda a la hora de combatir.

Debilidades:
-A pesar de la alta eficacia del alcance de The Ripper, este solo sirve para "cortar" todo lo que sea espiritual, de modo que no puede dañar el cuerpo humano ni cosas materiales con esta técnica, al que daña es al dios mismo dentro del recipiente cuando están posesionando a su humano.
-Esta técnica especial consume demasiada energía, por lo que sólo puede hacerla una vez cada 24 horas.
-Debido a su cuerpo pequeño, no tiene demasiada fuerza para dar golpes.

Gustos:
-Dulces.
-Matar prostitutas(?).
-Coleccionar órganos humanos.
-Coleccionar los cuchillos ensangrentados que ha usado para cada crimen.

Disgustos:
-Las prostitutas.
-Los hombres.

Posesiones: Toda una serie de dagas y cuchillos de distinto tamaño que siempre lleva con ella debajo de la capa.


»Historia


Ella y su hermano gemelo nacieron un frío día de invierno, debido al embarazo no deseado de alguna de las tantas prostitutas que se alojaban en un caserón de mala muerte en el barrio de Whitechapel. Nunca conocieron a su madre, pues esta los dejó a su suerte tan pronto los dio a luz. Tampoco tenían nombres; nadie se molestaría en cuidar y brindarle siquiera algún nombre a los hijos de una prostituta. Eran como ratas a los ojos de las demás personas, por lo que desde el mismo momento en que llegaron al mundo comenzó su lucha por la supervivencia.

Los primeros meses los cuidó una anciana del vecindario, pues sus principios religiosos le impedían dejar a dos bebés desamparados sin un mínimo sustento. Para cuando los dos pequeños cumplieron un año de edad, la señora falleció, y el esposo de esta llevó a los dos bebés a un orfanato, del cual se escaparon a los tres años junto con otros niños mayores.

No tenían a dónde ir, ni de qué vivir, así que el "jefe" del grupo, un niño de ocho años, organizaba a los pocos infantes que había en el grupo para ir a robar a panaderías, verdulerías y otros negocios donde pudiesen conseguir comida. No obstante, los planes no siempre salían bien, y cuando los atrapaban, les caía una golpiza que casi los dejaba listos para mandarlos a la tumba.

Con el paso del tiempo, muchos de los niños desertaron de esa vida peligrosa y decidieron regresar al orfanato. Ellos se quedaron con el "jefe" quien se llamaba Jack, y este armó un pequeño refugio con maderas y chapas un día frío para refugiarse con ellos de las bajas temperaturas y la nieve, aunque no fue muy efectivo. Jack, al igual que ellos, había llegado al mundo mediante un embarazo no deseado de una de las tantas prostitutas del barrio. Solía contarles las atrocidades que esas mujeres hacían con los hijos que decidían "criar", ya que generalmente solo se quedaban con las niñas para prostituirlas también desde temprana edad. Todo esto sólo formó parte del carbón que se fue acumulando hasta el día en el que finalmente hubo un chispazo que encendió el fuego.

Jack era el que cometía los crímenes más osados con tal de conseguir comida. Un día robó a un sujeto bastante adinerado, gracias a lo cual pudieron al menos conseguir alojamiento en un caserón barato, que debían compartir con gente de cualquier calaña. Para desgracia suya, también había prostitutas. Aunque intentaban permanecer simplemente en su rincón y no prestarle atención a los demás inquilinos, se llevaban bien con algunos de ellos.

Un día, llegó la policía de repente a arrestar a Jack por el hurto cometido a ese sujeto. Al parecer era alguien bastante importante, por lo que usó sus influencias para castigar demás al muchacho. Poco después se enteraron de que la soplona fue una de las prostitutas, y allí tanto ella como su hermano decidieron tomar medidas al respecto.

Fue el primer asesinato que cometieron. La esperaron por la madrugada, cuando ella iba llegando y le tendieron una emboscada. Como aún tenían apenas 11 años, no planificaron bien las cosas, y su crimen fue bastante descuidado. Todo lo que pudieron hacer entre los dos fue amarrarla de pies y manos, meterla dentro de una bolsa de tela grande y pegarle con un palo metálico hasta que la mujer ya no se movió más. Sin haber pensado qué harían luego con el cadáver, decidieron simplemente arrojarla al terreno baldío detrás del caserón, y como la policía nunca sospechó de ellos por el asesinato, salieron impunes y siguieron viviendo su vida habitual una vez se les terminó el dinero para pagar el alquiler en su rincón.

A partir de ese entonces se sintieron con más autonomía para hacer las cosas, se vieron tan "grandes" y valientes como Jack, que ya no tenían miedo cuando iban a robar el pan, o a cometer travesuras mayores para pasar el rato. Un día vieron un cartel anunciando un circo ambulante que venía a la ciudad. Como no tenían como conseguir entradas para ver el show, decidieron colarse por una parte del techo para ver aunque sea un pedazo del espectáculo, y aquél evento acabó siendo el mejor recuerdo que formaron juntos. Admiraron al sujeto que lanzaba dagas, del cual más adelante copiarían sus movimientos y los perfeccionarían para sus crímenes, y decidieron tomar los nombres de los trapecistas: Cecilia y Firo. Ya que no tenían uno, al menos podrían escoger ellos mismos cómo querían llamarse.

Después del espectáculo, comenzaron a imitar cada vez más al muchacho de las dagas, descubriendo nuevos trucos y manejos con el cuchillo. Pensaron que aquello les sería útil para intimidar a la gente y robar más cantidad de comida cuando asaltaban, así que comenzaron a practicar con troncos hasta obtener cortes precisos, rápidos y profundos. Una gran habilidad con el manejo de las dagas.

Pero al final acabaron usándola de otra manera.

Una noche que regresaban de practicar nuevos trucos con sus armas, vieron caminando por las solitarias calles a una prostituta que frecuentaba el caserón donde se habían quedado. Firo sugirió practicar en ella, ya que para ambos esas mujeres que traían vida al mundo y la dejaban tirada, no valían nada. A Cecilia le pareció buena idea, y ya con un poco más de práctica y con catorce años, pudieron elaborar un mejor modo de ataque.

La emboscaron en un callejón oscuro, y practicaron sus habilidades con el cuchillo al apuñalarla, abrirla y jugar con sus órganos internos. La dejaron tirada allí mismo en cuanto se cansaron de jugar, y decidieron conservar sus dagas ensangrentadas así como estaban como una especie trofeo. Ambos coincidieron cuando tomaron la decisión de usar sus habilidades para dedicarse a "limpiar el mundo" de putas, para evitar que siguiesen pariendo a más niños como ellos que acabarían tirados en la calle, viviendo una vida miserable, o sumergidos en la prostitución, como ellas.

Con el tiempo y la práctica, sus asesinatos se volvieron más sangrientos y meticulosos. Las apuñalaban y degollaban con toda la furia, pensando siempre "esta puede ser la puta que me trajo al mundo", lo que los motivaba siempre a seguir buscando víctimas. Les extraían algunos órganos. En especial el útero; las prostitutas deberían haber nacido sin útero, según su criterio, así que era lo primero que les sacaban.

Cuando sus crímenes se hicieron famosos, decidieron firmar como "Jack", en honor a su compañero caído, y pronto corrió por boca de todos el nombre de "Jack el Destripador". Era muy conveniente para ambos, ya que los tontos policías buscaban a un tipo adulto y todos los rumores giraban en torno a algún sujeto, nunca iban a sospechar que Jack el Destripador eran dos adolescentes, y eso les permitió salir impunes en todos sus crímenes.

Excepto en uno, y ni siquiera fue por matar a alguien.

Para celebrar que ya llevaban "cuarenta putas menos", decidieron ir a uno de los bares a probar robando licor. Pensaron que iba a ser tan sencillo como ir a robar pan, e incluso mejor. ¿Qué eran unos matones de seguridad y un par de borrachos para Jack el Destripador?... O al menos eso pensaron. Aparentemente costaba muchísimo más robar licor que Pan. Había que meterse hasta adentro, y era más difícil de llevar que el pan. No solo eso, sino que allí adentro estaban muchos de los comerciantes a los que habían asaltado anteriormente.

El resultado no solo fue malo, fue catastrófico. Los molieron a golpes cuando los atraparon, de modo que ya no se pudieran mover. Quizá por la bronca que les tenían o el alcohol en la sangre, los sujetos fueron más allá y decidieron hacer algo más que simplemente "darles una lección". Los dejaron tirados sobre las vías del tren, de modo que este pasase sobre sus piernas para que ya no pudiesen seguir robando y salirse con la suya, y luego se fueron muy orondamente, dejándolos allí.

Estaban tan lastimados y con tantos huesos rotos que no pudieron moverse, y para cuando pasó el tren, ya fue demasiado tarde para hacer cualquier otra cosa. El dolor fue tan brutal que perdieron la noción de la realidad por unos minutos. Todo lo que pudieron hacer fue entrelazar medianamente sus dedos, antes de susurrarse el último adiós.

Murieron a causa del sangrado, la mutilación de la mitad inferior de su cuerpo y el congelamiento. En el fondo sabían que se lo merecían, pero aún así hubiesen preferido seguir viviendo.

Bastó que resonara ese último pensamiento en su cabeza, y Ceci despertó un día en un callejón. No reconocía el sitio, pero de alguna forma algunas ideas estaban en su cabeza. De algún modo que no entendía, podía asegurar que ese paisaje moderno, de altos edificios y coches metálicos, se le hacía "conocido". No pasó mucho para que apareciera uno de los Signos Zodiacales a un lado suyo y le explicase la situación en la que se encontraba. Lo que había pasado con ella y su nueva tarea. Como Jack el Destripador, debía ir y mantener vigilado a un dios bastante problemático: Odín.

Sin contestar a nada cuando ella les preguntó por su hermano, simplemente le dieron una dirección anotada en un papel, para que se las apañase sola y así llegar a la residencia del tipo al que debía vigilar.

Desde entonces ha estado teniendo que cuidar a dos niños descerebrados igual de insoportables: Dustin y Odín.


»Extras



» No se rendirá hasta que los Signos revivan a su hermano también. "Jack el Destripador" no está completo si no tiene a sus dos integrantes.
» No confía en nadie que no sea su hermano, por lo que ve a todos los demás como enemigos.
» A pesar de que no aguanta a Dustin, le entretiene ver como cocina, así que siempre permanece en algún rincón cerca de él cuando está "en el trabajo".
» Le ha tomado gusto al vino desde que está allí.
» También empezó a tomarle gusto al cigarro.


Fuck You - Lily Allen





avatar
Cecilia
Assassin
Assassin

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 21/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Jack

Mensaje por Shokuhou Misaki el Sáb Feb 21, 2015 10:37 pm



avatar
Shokuhou Misaki
Admin

Dios : Urania
Trabajo : Camarera
Situación sentimental : En pareja~
Pareja : Ares
Edad : 18
Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 20/10/2014

Ver perfil de usuario http://heavens-war.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.